LA SALIDA AL RUEDO DE MIGUEL COLLADO*

72

Por Manuel Salvador Gautier

Miguel Collado es el presidente-fundador del Centro Dominicano de Investigaciones Bibliográficas, Inc. (CEDIBIL), con cuyo sello editorial publicó, en 1996, una Bibliografía cronológica de las antologías literarias dominicanas 1874-1996, en la cual identificó las obras de los autores dominicanos que escribieron durante esa época, algunos de los cuales habían sido olvidados y fueron reconocidos de nuevo. Ya en 1993, Collado había obtenido el Premio Casa del Escritor Dominicano con su obra Apuntes bibliográficos sobre la literatura dominicana, de contenido similar al de la obra antes señalada.

Ciertamente, acudir a bibliotecas públicas y privadas para investigar una cantidad enorme de documentos con el fin de lograr ese cometido, requiere de una capacidad de concentración y voluntad que demuestra la tenacidad con que Collado abordó el asunto. Con esas dos obras, Collado se consagró como el autor que había dado a conocer en forma detallada la obra de los escritores dominicanos de todas las épocas. Fue un logro extraordinario que lo identificó para siempre en el imaginario literario de nuestro país. No valió que antes hubiese publicado cuatro libros de poesía: Pesada atmósfera, en 1976; Soliversodario, en 1980; El viento y yo, en 1986; y Un encuentro propiciado por la lluvia, en 1987; ni que posteriormente publicara una antología sobre la poesía de Rafael Abreu Mejía y otra de cuentos sobre el tirano Rafael Leónidas Trujillo; ni que hiciera compilaciones sobre las obras poéticas de Freddy Gatón Arce y Aída Cartagena Portalatín; identificara el ideario de Pedro Henríquez Ureña, y publicara otros trabajos más, algunos de estos con varias ediciones; Collado era siempre identificado como el literato que dio a conocer a los autores dominicanos en bibliografías cuidadosamente preparadas que, como no ocurrieron con bibliografías anteriores, tuvieron una extensa difusión.

Ahora, con la publicación del libro de cuentos Lecturas para viajeros, Collado quiere una vez más demostrar que no es solo un magnífico bibliógrafo, sino que también lo es en cualquiera de las otras categorías literarias, en este caso, en la categoría de los cuentos, en la cual aún no se había dado a conocer.

En la obra, no se detalla en qué momento de su carrera literaria Collado comenzó a escribir los cuentos que ahora presenta. En un «Prefacio narrativo» sumamente emocional, el autor señala el año de 1988 como el inicio de esta propuesta; pero el lector sospecha enseguida que esta fecha es, más bien, la que define su voluntad de reconocerse como cuentista, porque antes, informó de los muchos cuentos que escribió, rechazó y quizás guardó, y que, por obligación, quedaron en su imaginación e influenciaron en los que finalmente aceptó.

Collado no presenta estos cuentos de acuerdo al momento en que los concibió, sino de acuerdo a su extensión. Comienza con los más cortos y concluye con los más largos. Así organizados, el lector no tiene manera de saber si el cuento que lee corresponde a una época más temprana o más tardía del autor, por lo que todos se aprecian como una unidad no diferenciada. Y es mejor así, porque lo que sale a relucir es que el autor tiene una gran coherencia de estilo, la cual deleita al lector, quien comprende enseguida que está ante un manejo homogéneo de la palabra de gran calidad literaria.

En las últimas décadas, muchos escritores extranjeros y nacionales pusieron de moda la publicación de cuentos muy cortos. Collado no escapa a esta influencia, y sus primeros cuentos son cortísimos, una simple frase o un diálogo de pocas líneas. Los últimos cuentos, sin embargo, son de gran extensión. En todos estos, Collado se maneja sabiendo exactamente lo que quiere lograr.

Estos cuentos son, en realidad, un catálogo de emociones humanas; aunque también aparecen lo que yo llamaría travesuras intelectuales, como ocurre en el cuento «El retorno a la tierra», donde una argonauta pasa décadas navegando por el espacio y, cuando vuelve a la tierra, encuentra que ahora está poblada de monos y no de gente, lo que significa que Collado invierte la famosa teoría de Charles Darwin de que el hombre desciende del mono; en este caso, el mono desciende del hombre.

A continuación, presento otros cuentos, encabezados por sus títulos:

«El libro de los secretos»

Trata sobre un hombre que, después de leer un libro sobre la importancia de la vida, concluye que su propia vida ha transcurrido de manera insípida y se deprime. Así trata Collado la influencia de los libros en las personas.

«La realidad onírica»

Collado juega con el famoso cuento de Augusto Monterroso de una sola oración: “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba ahí”, y lo transforma en un sueño donde hay un dragón que, cuando el sujeto despierta, aparece de verdad y lo mata. De esta manera, Collado establece la relación que, según él, existe entre el sueño y la realidad.

«Imitando a Superman»

Un tipo se tira de un quinto piso como haría Superman, y termina muerto en la calzada. Así Collado advierte sobre la actitud de algunas personas que no analizan las características del personaje que imitan.

«El pescador pescado»

De nuevo, Collado toma un cuento muy conocido y le da su propia interpretación. En este caso, es el cuento del hombre tragado por una ballena, el cual el autor transforma en un hombre que depende de su celular para salir siempre de apuros. En el caso que tratamos, el hombre dentro de la ballena no consigue señal y queda atrapado. Es una advertencia de Collado a todos los que andan con su celular, asumiendo que con este podrán salir siempre de empeños.

«El cocotero y la gaviota»

Collado presenta la contraposición entre los seres que tienen movilidad y los que no. De una manera muy amena, demuestra que ninguna entidad puede vanagloriarse de ser superior a la otra, pues cada una tiene méritos que la otra no posee.

«La ingenuidad de Ana»

Acabados de casar, Ana no puede acompañar a su esposo a un viaje que a este se le presenta para ir a Nueva York. Tiempo después, Ana llama por teléfono al marido en Nueva York y le informa que está encinta de él. Entonces él, sorprendido, le recuerda que ellos no tuvieron tiempo de consumar el matrimonio. Se sobreentiende que Ana ha tenido relaciones con otro hombre mientras el marido estaba de viaje, o antes. Collado advierte sobre aquellos que piensan que pueden engañar a los demás con situaciones obvias, que pueden ser fácilmente  refutadas.

«Por amor volvió a la vida»

En el entierro de su enamorado, ella se abalanza sobre el féretro de él y lo abraza, lo cual hace que él se despierte y le diga que el amor de ella lo volvió a la vida. Con este cuento, Collado nos señala que el amor tiene formas inimaginables que logran lo imposible.

«Kassim, el que se creía filósofo»

Kassim, un loco en un manicomio, que cree vivir en la época clásica griega, solo responde a su psiquiatra cuando este se hace pasar por Platón. De esta manera, Collado propone que, solo si las personas toman en consideración los intereses del otro, pueden entenderse con este.

«Después Alberto»

A sabiendas de que lo persiguen, un hombre decide quedarse en su casa. Allí lo atrapan sus enemigos y lo matan. Collado nos advierte sobre las malas decisiones que hacen algunas personas, que no toman en cuento su propia realidad.

«Una mujer dolida»

María no sabe qué ha sido de su esposo después que este participara en el robo de un banco. Con este cuento, Collado nos informa sobre las relaciones dudosas entre marido y mujer, donde este, cuando consigue dinero, la abandona. De esta manera, el autor advierte sobre la falta de comprensión que existe en algunos matrimonios con respecto a sus verdaderas relaciones.

«El hombre es un ser caníbal»

Un hombre entra de compra a una carnicería y, al ver los trozos de carne que hay allí, reflexiona sobre la cantidad de animales que deben morir para que el hombre se alimente. Collado quiere darnos a entender que, aunque es una necesidad comer, esto significa sacrificar seres que sienten y sufren, cuyos sentimientos no tomamos en cuenta, lo cual demuestra que el hombre es insensible a cualquier manifestación, cuando se trata de su sobrevivencia.

«El solitario hombre que cavila»

En este cuento, uno de los más importantes por su contenido, Collado demuestra las inquietudes que tiene sobre la vida.

Un hombre reflexiona y se hace un torrente de preguntas, todas relacionadas con el sentido de la vida. Algunas de estas preguntas son:

¿Por qué hago lo que hago? ¿Qué sentido tiene para mí vivir y desvivirme haciendo lo que hago? ¿Para qué y por qué afanarnos tanto si inevitablemente habremos de morir?

CONCLUSIÓN

No hay dudas de que estamos ante una obra muy bien escrita, con un contenido que va desde la entretención a la reflexión. El libro de cuentos Lecturas para viajeros, de Miguel Collado, debe considerarse como una excelente obra literaria. Al salir al ruedo con esta, el autor demuestra su capacidad narrativa y se coloca entre los mejores cuentistas dominicanos.

_______
*Palabras pronunciadas en el acto de puesta en circulación del libro Lecturas para viajeros: cuentos y relatos breves y muy breves, de Miguel Collado, celebrado el jueves 21 de marzo de 2019 en la Biblioteca Pedro Mir de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).