Una sede de la empresa Apple. PETER KNEFFELAFP-PHOTO

Wall Street incrementó las pérdidas en la media sesión y el Dow Jones de Industriales, su principal indicador, descendía un 1,95 %, en el peor día que se recuerda en seis años de Apple, que en algunos momentos ha llegado a perder más del 9% de cotización. La empresa tecnológica, castigada en el parqué desde que revisó a la baja sus ventas previstas para el primer trimestre de 2019, ha sacado a relucir este jueves sus ventas récord en el período navideño, a la espera de una mejora bursátil que de momento no llega.

En la media sesión, la principal referencia bajaba 454,62 puntos, hasta 22.891,62, y el selectivo S&P 500 restaba un 1,54 % o 38,76 unidades, hasta 2.471,27 enteros.

El índice compuesto del mercado Nasdaq, donde cotizan los principales grupos tecnológicos, tenía un descenso del 1,91 %, 127,61 puntos, hasta los 6.538,33 enteros.

La mayoría de los sectores corporativos abrían a la baja, con el tecnológico (-3,83 %) encabezando los descensos, por delante del industrial (-2,13 %), del de materiales (-1,95 %), salud (-1,59 %), bienes no esenciales (-1,38 %) y el sector financiero (-1,35 %).

Sólo dos sectores presentaban ganancias en la media sesión: inmobiliario (1,49 %) y servicios públicos (0,08 %). Los movimientos a la baja, con claro protagonismo del sector tecnológico y de Apple en particular, se producen después de que la multinacional informática revisase este miércoles a la baja, al cierre de los mercados, sus expectativas de ingresos para el primer trimestre del año fiscal 2019 a causa, fundamentalmente, de unas ventas del iPhone inferiores a las esperadas y la desaceleración económica en China.

“Aunque anticipábamos algunos retos en mercados emergentes clave, no fuimos capaces de ver la magnitud de la desaceleración económica, particularmente en China. La mayoría de nuestra rebaja en cuanto a ingresos previstos ha ocurrido en China con respecto al iPhone, Mac e iPad”, apuntó Cook.

La advertencia de Apple también ha arrastrado a otras compañías que hacen grandes negocios en China. Las acciones de Caterpillar caían hoy más de un 2 % y las de Boeing lo hacían casi un 3%.

Wall Street lleva semanas muy volátil y sensible a noticias que se interpreten como una señal de la desaceleración económica.

Control de daños en Cupertino

Después del gran revuelo causado la víspera en los mercados por la revisión a la baja que Apple hizo de sus expectativas de ventas de teléfonos iPhone en el primer trimestre fiscal de 2019, la compañía trató hoy de controlar daños con datos positivos sobre la App Store y el propio iPhone.

Por un lado, la empresa con sede en Cupertino (California, EE.UU) anunció que su tienda virtual de aplicaciones, la App Store, consiguió un período navideño “récord” en 2018, con 1.220 millones de dólares facturados en todo el mundo entre Nochebuena y Nochevieja.

Además, la compañía de la manzana mordida destacó que el 1 de enero de 2019 los usuarios compraron productos en la App Store por valor de 322 millones de dólares, lo que representa la mayor cifra de ventas en un solo día de la historia de la plataforma.

Apple usó estas cifras como un indicador de la aparente buena marcha de su apuesta por los servicios, que incluyen App Store además de Apple Music, Cloud Services y Apple Pay, un sector de negocio que la empresa confía que pueda contrarrestar una posible desaceleración en las ventas de hardware en el futuro.

Por otro lado, según portales especializados, el consejero delegado de Apple, Tim Cook, quien firmó la carta a los inversores en la que rebajaba las expectativas de ventas, envió otra misiva este jueves a sus empleados informándoles de un día “de récord” en activaciones de iPhones durante la Navidad.

En la carta, Cook sostiene que el pasado 25 de diciembre las activaciones de teléfonos iPhone en Estados Unidos y Canadá “lograron un nuevo récord para el día de Navidad” y se mostró optimista con respecto a las previsiones de ingresos en estos dos mercados, junto a México, Alemania, Italia, Corea del Sur y Vietnam.

El consejero delegado reforzó así la idea ya expuesta en su carta a los inversores de que la rebaja de facturación se debe fundamentalmente a la desaceleración del mercado chino, mientras que en otras partes del mundo los teléfonos de Apple siguen viviendo un momento dulce.

Cook no matizó, sin embargo, qué modelos de iPhone fueron los que se activaron el día de Navidad, lo que llevó a algunos expertos a especular si, en lugar de ser de sus aparatos nuevos y más caros, podría tratarse en su mayoría de modelos más antiguos y todavía muy populares como el iPhone 7 o el 8.

En su misiva del miércoles, el sucesor de Steve Jobs al frente de Apple indicó que en los tres primeros meses de su nuevo ejercicio fiscal esperan recaudar 84.000 millones de dólares.

Esta cifra se encuentra significativamente por debajo de los entre 89.000 y 93.000 millones previstos anteriormente, una rebaja que Cook achacó a una facturación inferior a la prevista en China (incluidos Hong Kong y Taiwán).

Fuente:El Mundo.es